20080423

La cofia

Quizá este elemento constituya la pieza maestra del tocado de la dama, que suponemos se realizó en cuero moldeado semejante a un casquete anatómico con criterio funcional y estético a la vez.
Este casquete está abierto por su parte superior, asomando la mantilla que cubre la peineta.
Es una pieza difícil de interpretar por la complejidad de su diseño y sus partes ocultas. Frontalmente se ciñe a la curvatura de la frente dirigiéndose hacia atrás por la parte superior, en dos curvas ascendentes que se unen en un vértice sin llegar a la peineta; y hacia los lados, hasta rodear la cabeza por detrás en una estrecha banda en la que se aprecia la tensión que soporta. Básicamente se trata de una venda que rodea la cabeza y la ciñe con fuerza. En ella podemos diferenciar dos partes, la frontal, muy ancha y cargada de cuentas y, la occipital, muy estrecha y simple.
Suponemos que en los laterales pudo existir unos resaltes a modo de patillas que contribuyeran a la sujeción general de la cofia y que posibilitaran el engarce de los rodetes como veremos más adelante. No apreciamos remaches o cosidos que uniesen la pieza.


La parte frontal estaba decorada con tres filas de cuentas, posiblemente de pasta vítrea, encajadas en cazoletas semiesféricas de metal, cosidas por su parte posterior al cuero. La primera hilada se sitúa en el mismo borde, descansando sobre la mantilla.
Algunos autores suponen que estas filas de cuentas pertenecen a una diadema de oro de piezas articuladas y de extremos triangulares. Otros opinan que la diadema es todo lo que aquí hemos denominado cofia, fabricada con hilos de plata u oro como las de La Aliseda, o las de Jávea. Creemos que estas opiniones están en la actualidad completamente superadas, como muy bien expone Alicia Perea al intentar situar la diadema de Jávea en el lugar que ocuparía en la Dama de Elche.
La función principal de esta cofia es ceñir la mantilla con la peineta tensando el conjunto y dando estabilidad al tocado, confiriéndole en conjunto el aspecto de mitra papal. Tiene además por objeto servir de protección repartiendo el peso del tocado, de los rodetes y de las ínfulas. Podemos suponer que los rodetes colgasen directamente de esta cofia mediante anclajes remachados al cuero en la zona de las ínfulas.


Francisco Vives. "La Dama de Elche en el año 2000. Análisis, tecnológico y artístico". Ed. Tilde. Valencia.